8 hábitos para gestionar tu tiempo de trabajo

El trabajo remoto nos ha hecho “ganar tiempo” considerando que ya no los gastamos en el camino casa-trabajo, en las reuniones de un lugar diferente a nuestra oficina, en el café y charlas de pasillo con los compañeros, etc. Por lo cual se consideraría que somos más eficientes. Pero trabajar desde casa hace que tengamos que autogestionar mucho mejor nuestro tiempo. Nuevas distracciones, el aumento de videollamadas y la ilusión de que podemos hacer más de una tarea al mismo tiempo nos llevan a dinámicas de trabajo que no solo pueden socavar nuestros niveles de calidad y productividad en el trabajo, también afectar nuestro equilibrio vida-trabajo.

Ni DaVinci, ni Picasso: El dibujo como herramienta para sintetizar nuestras ideas

¿Qué sucede cuando tenemos una idea muy buena pero muy poco tiempo para contarlo? La sintetizamos con mapas, esquemas y, así es, dibujos. De palito, en lapicero, en una hoja suelta, no importa el medio, sino la necesidad que tenemos de ilustrar nuestros pensamientos, ya que sabemos que es bastante acertado el dicho popular que dice que “una imagen vale más que mil palabras”.

La idea de poner en valor nuestros mejores sentimientos se llevó un bronce en El Ojo de Iberoamérica

La clave de la idea estaba en cuantificar la excepcionalidad del ser humano, encontrar la forma de recolectar todo eso que ya estaba pasando, que era orgánico y genuino a las personas. Esas ganas de ayudar, colaborar, entretener y acompañar que fue surgiendo en el interior de las mismas. Para ello, definimos un algoritmo capaz de cuantificar todos esos valores intangibles, que tal como sucede en el mercado bursátil, pudiera reflejar día tras día las fluctuaciones en las acciones. Con la diferencia, que en este caso, esas acciones tenían un valor humano en vez de económico. Las acciones estaban categorizadas en 4 ejes: solidaridad, profesionalidad, amor y responsabilidad.