Comparte

24/04/2019 –  4 minutos de lectura
Por Luciano Mouriño

¿Qué es el shitposting?. Puede ser que ni te hayas cruzado con este término e incluso estar consumiéndolo y no darte cuenta.

Para los que no conocen de qué se trata, voy a empezar contándoles un poco de qué va. Wikipedia lo define como “una jerga de internet que se refiere al acto de publicar contenido de «calidad pobre, agresiva, irónica y actuando como trol,​ en un foro de internet o red social, en algunos casos para desviar las discusiones o para lograr que el sitio sea inútil para sus visitantes regulares.”

Pero no hay que creerle todo a Wikipedia, por eso voy a generar una definición a partir de mi experiencia y de lo que los adolescentes nos cuentan: contenido que se publica en internet (Tumblr por ejemplo, sí, Tumblr), utilizando como “materiales” literalmente cualquier cosa existente en la web o que pueda salir de una computadora (inclusive los “increíbles” efectos del antiguo wordart), que carece de sentido alguno, cuyo target son principalmente los adolescentes, con una calidad gráfica muy pobre y amateur. Aquí algunos ejemplos:

 

View this post on Instagram

meme de stock

A post shared by memes (@blessed.shitt) on

Alguien puede decir que “son memes”, pero no. Es cierto que la línea es muy delgada entre unos y otros, y hasta puede ser inexplicable, pero no son lo mismo. Se dice por ahí que solo los adolescentes pueden explicar la diferencia.

¿Qué pasa con las marcas? ¿Existe la posibilidad de generar shitpostings para nuestros clientes? La respuesta es sí, se puede. En Argentina, marcas como Manaos (Marca de gaseosas económicas) y Ugi’s (Pizzería tradicional de capital del país, también muy económica) lo hacen a la perfección. Aquí algunos ejemplos:

Ahora, puede ser un gran problema si se hace mal, tanto si utilizamos mal los códigos o porque el arquetipo de la marca no “matchea” con este tipo de contenidos. En las oficinas de Findasense Argentina es inimaginable que clientes como Vichy, Panamerican Energy o Coca-Cola incursionen en el Shitposting. Sus personalidades de marca son incompatibles con este tipo de contenido. Y no solo los arquetipos pueden no ser compatibles, sino que también el target (Tal vez Coca-Cola, al apuntar su cañones al público adolescente, pero su construcción de marca lo hace impensado).

Es cierto que pueden tomarse detalles sin meterse de lleno en el shitposting. Marcas como Cynar toman pequeñas cosas que bien utilizadas pueden resultar interesantes en la audiencia, que no termina de entender mucho pero disfruta del contenido. Incluso Sprite durante el nacimiento del concepto “Born To RFRSH” tuvo sus detalles del mundo del shitposter.

Entonces, respondiendo a la pregunta inicial: No, no es para todos. No hay que caer en la tentación de un contenido que “la está pegando” (como decimos acá en Argentina) porque sí. Podemos ser muy castigados principalmente por los adolescentes si se aplica mal. Les irá bien a las marcas que lo hagan de la manera más orgánica posible, “sin molestar” o quedar como Mr Burns vestido de Jimbo. Mi recomendación: tomemos detalles.

Autor

Luciano Mouriño

CX Content Architect

Artículos Relacionados

Artículos Relacionados