23/06/2020 -  3 minutos de lectura Por Germán García Pozo

Se acerca el 28 de junio, fecha conocida en todo el mundo por ser el Día Internacional del Orgullo LGTBIQ, día donde se reivindica valores como la igualdad, el respeto y la libertad. Por otro lado, el mundo continúa conmocionado por la muerte de George Floyd y las protestas alrededor de Estados Unidos en contra del racismo, la xenofobia y la brutalidad policial. 

¿Qué hace que la gente apoye estos actos reivindicativos o protestas? ¿Por qué consideramos que la igualdad y el respeto son valores éticos positivos? ¿Por qué la xenofobia es algo injusto que debe ser evitado? 

Conoce nuestro Código de Conducta

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

La ética individual de las personas es muy subjetiva y puede variar por factores como la familia, educación, religión, cultura, entre otros. En una organización encontraremos distintas éticas individuales que deben adecuarse para crear una cultura propia que permita esta convivencia. Por ello, la organización puede establecer el tipo de conductas que, desde su punto de vista, se deben potenciar y/o evitar dentro de su entorno. Es decir, no solo en sus stakeholders más cercanos, como son los empleados o socios, sino también en clientes o terceros, indicando cómo debe ser esta colaboración. 

El código de conducta de una organización debe verse como una guía que orienta el comportamiento de estos stakeholders para crear un compromiso común. Se aboga por una conducta ética y profesional, no por miedo a la represalia en caso de incumplimiento, sino para conseguir asentar unos valores comunes, alejando comportamientos que la organización considera indecentes, y así conseguir esta coexistencia de las distintas éticas individuales.  

¿Por qué tener un código de conducta global si ya existe una legislación local? 

Por un lado, la ley no es universal, varía de un país a otro, y puede cambiar dependiendo de quién esté en el poder. Aunque la organización debe cumplir con la legislación donde se encuentre ubicada, puede establecer en este código qué comportamiento se pretende conseguir más allá del propio cumplimiento de esta ley. 

Basándonos en lo anterior, hay países donde la homofobia o la discriminación racial son cotidianas y no denunciables, y países donde ofrecer o aceptar un soborno no es delito. Si la empresa considera que este tipo de conductas no son éticas y está ubicada en estos países anteriores, puede limitar este tipo de acciones. Es decir, puede exigir que haya un ambiente de respeto, libre de discriminación por cualquier condición, y puede comprometerse a que sus empleados no puedan aceptar u ofrecer sobornos, aunque la ley se lo permita. 

Si una organización quiere que este código tenga impacto, debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Transparencia: todos aquellos afectados por dicho código deben tener acceso a él. Debe ser público, de fácil comprensión y debe ser comunicado tanto internamente como externamente. Además, debe incluir ejemplos en el Código que eviten ambigüedades o malinterpretaciones.
  2. Establecer procesos para su cumplimiento: Se debe indicar formalmente los pasos que hay que seguir para la resolución de tensiones o dudas sobre el Código, así como para salvaguardar el cumplimiento del mismo. Por ejemplo, una guía de resolución de conflictos, una política interna de avisos, un proceso que explique qué debo hacer si soy testigo de una infracción o cómo reportarlo. 
  3. Órgano responsable: Empoderar a personas de la organización que velen por el cumplimiento del código, resuelvan dudas y sean parte del proceso de resolución de tensiones. En Findasense tenemos al Círculo de Ética, cuyo objetivo es dar respuesta a preguntas sobre el código, ser mediadores en posibles conflictos, e investigar y recomendar en caso de infracción del código. Los miembros de este círculo son voluntarios de distintas regiones del mundo, siendo la confidencialidad y la confianza pilares fundamentales. Asimismo, existe el equipo de Ethics & Compliance, formado representantes de Legal y Culture & People Happiness, los cuales reciben las recomendaciones del Círculo de Ética para tomar medidas correctoras o apoyar a este mismo Círculo si necesitara información o apoyo en temas legales o laborales. 

Seguimos avanzando a favor de una sociedad global que defienda valores como la igualdad, la libertad y la justicia. Al igual que los ciudadanos reivindican estos valores, las empresas deben llevarlos a la práctica, teniendo en cuenta el poder de influencia de su responsabilidad social corporativa. Estoy seguro de que si tomamos consciencia de esto, en unos años todos estos esfuerzos conjuntos se traducirán en un comportamiento ético y profesional por todo el mundo.