14/10/2020 -  3 minutos de lectura Por Rubén Barreto y Manuel Millán

Siempre tuvimos que amoldar nuestras estrategias a los cambios del entorno, pero nunca antes el ámbito laboral tuvo que adaptarse tan rápido a tantas cosas. La comunicación, las decisiones y los resultados dieron un giro que nos ha llevado a replantear el enfoque de las métricas en Recursos Humanos. 

Estas adaptaciones forzadas generan cambios dentro y fuera de las organizaciones, y desde nuestro rol de Culture & People Happiness, tomamos como desafío medir estos impactos para no perder la cercanía con los findasensers y extraer insights que aporten valor a la toma de decisiones en contextos inciertos. Como dice Cole Nussbaumer Knaflic en su libro Storytelling With Data: “extraer lo importante del ruido haciendo escuchar nuestras voces”

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

En marzo de este año surgió la necesidad urgente de conocer el estado de ánimo de los findasensers, su percepción sobre lo que estaba ocurriendo y sus recomendaciones para enfrentar los cambios. Esta cercanía con quienes conformamos Findasense siempre fue una prioridad, pero ante lo que estábamos viviendo la necesidad de estar cerca fue aún mayor. Hemos sido conscientes que nos enfrentamos a un contexto muy complejo, por lo que necesitamos mejorar la toma de decisiones, poniendo a las personas en el centro y comunicándolas de manera transparentemente.

La pandemia vino a cambiarnos la vida, y nos ha forzado a replantear absolutamente todo: nuestra modalidad de trabajo, la comunicación interna y nuestro rol como equipo de soporte. Todas esas decisiones traen consecuencias en la organización y en las personas que la componen. Por eso, es esencial encontrar la forma de medir estos impactos y encarar una toma de decisiones sostenida por los datos, el feedback de todos los colaboradores de la compañía correctamente consolidado y analizado.

Partimos de entender la situación por medio del Engagement y el eNPS (Employee Net Promoter Score) que siempre ha sido la voz de todos en Findasense. Fue allí donde quisimos poner foco, y transmitir de forma explicativa y transparente esa incertidumbre que nos ha tocado a todos. 

Para lograrlo, la data extraída es mixta, cualitativa y cuantitativa, que más allá de complementarse deben responderse la una a la otra y a partir de ello transmitir un mensaje claro y eficaz que sirva en la toma de decisiones estratégicas. Junto con esto, le prestamos mucha atención a las sub métricas de Happiness (felicidad en el trabajo) y Wellness (bienestar laboral) las cuales, a nivel individual serían las que más se ven afectadas ante cambios abruptos. 

Para implementarlo nos apoyamos en herramientas como Officevibe, que nos permite monitorear diariamente el clima laboral de Findasense, por medio de 10 sub métricas que alimentan tanto el eNPS como el Engagement organizacional a nivel global, país o de equipo. También nos permite responder a consultas cualitativas directamente al findasenser, generando otro canal de transparencia que nos sirve para co-crear junto a los líderes de los equipos.

Han existido semanas más difíciles que otras, pero el principal desafío ha sido el dar respuesta en tiempo correcto y de forma correcta. Esto ha sido posible gracias a la innovación en la presentación de los reportes, información concreta, apoyo en herramientas e interacción con la data, lo que permite que como equipo y compañía entendamos lo que sucede día a día a nuestro alrededor, cómo nos afecta y qué podemos hacer para mejorar.

El 2020 viene siendo un año complejo pero lleno de aprendizaje. Gracias al feedback de los findasensers nos hemos dado cuenta que la cercanía que propusimos desde un principio ha hecho la diferencia en la forma que afrontamos esta situación. Entendimos que independientemente de las métricas que priorizamos desde Culture & People Happiness, es necesario tener en cuenta algunos aspectos puntuales, como el impacto del trabajo remoto en la productividad, los distintos puntos de vista con respecto a la falta de una oficina física o la forma en la que nos comunicamos. El seguimiento de esta información, nos ha permitido tener una visión mucho más amplia al momento de tomar decisiones.

Los equipos que se ocupan de las personas en las organizaciones están pasando de tener un rol de ejecución y soporte a desempeñar un papel estratégico que puede aportar valor y facilitar la toma de decisiones de la compañía. Parte de esto es ser consciente de cada oportunidad de cambio, pensar en las personas siendo transparentes y empáticos, usando las métricas para aprender a vivir en la incertidumbre.