25/05/2020 -  4 minutos de lectura Por Santiago Casanueva

Nota del editor: Esta entrevista fue publicada originalmente en GT LINKERS España, donde pueden leer la versión completa. Aquí las respuesta de nuestro Socio Fundador Rafael Tamames.

  • Como Directivo de éxito, seguro que tu opinión cala en la sociedad. ¿Puedes lanzar un mensaje de optimismo para la gente que te conoce y te sigue?

Es indudable que la crisis nos ha impactado en todos los niveles, pero también que está abriendo grandes oportunidades. Todas las crisis nos obligan a exigir a nuestra creatividad, a impulsar nuevos proyectos y a buscar allí donde antes parecía haber poco o nada.

Creo que, al igual que hay que seguir enfocados en las medidas que controlen la pandemia, hay que hacerlo sobre las nuevas oportunidades que un momento tan disruptivo genera. La explosión de lo digital, el verdadero rol de Internet en nuestra sociedad, que estaba aún subutilizado en muchos aspectos y que hoy se hace evidente, como herramienta de comunicación, educación, comercio y trabajo más relevante.

También el cambio de mentalidad y de perspectiva, que ojalá llegue a permear a toda la capa política, económica y empresarial, trabajar desde el compromiso, ser conscientes de nuestro impacto en la sociedad, creo que son cosas positivas que la pandemia va dejando, como aprendizajes y oportunidades para las personas, las empresas y la sociedad.

En conclusión, desde una visión empresarial, creo que el propósito ha llegado para quedarse y ninguna empresa que no sea útil para la sociedad podrá sobrevivir. Igualmente la digitalización, que está generando un nuevo mundo de experiencias para las personas y los consumidores.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

  • ¿Cuál sería tu recomendación para que el país no se pare desde el punto de vista económico, para que podamos de una manera u otra concentrarnos individualmente y aportar nuestro granito de arena ante las circunstancias que vivimos desde el punto de vista empresarial?

Aquí, antes de entrar en temas como si abrir más o menos el confinamiento, me gustaría hablar de propósito. Cada uno, como individuos deberíamos tener uno, cada empresa u organización, y del mismo modo un país. Nuestro propósito como compañía son las relaciones que funcionan, y en eso nos enfocamos, como un norte. Parece abstracto pero en una crisis como la actual se ha puesto a prueba justamente la calidad de esas relaciones que forjamos con los clientes, la cercanía, la empatía.

Siguiendo la pregunta, ¿acaso sabemos cuál es nuestro propósito país? Esto es fundamental para guiarnos en los retos que tenemos que afrontar más allá de la pandemia, la digitalización del sector público, por ejemplo, la transformación de la educación, que en cierto sentido se está dando pero de forma dolorosa por la pandemia y no impulsada por lo que las posibilidades tecnológicas ya nos ofrecían desde hace años.

  • ¿Qué crees que podremos aprender y sacar de positivo de la situación?

Que innovar siempre es positivo. Nosotros hace 4 años comenzamos a invertir en recursos para trabajar en remoto, y el work from home es parte de nuestra cultura. Quizás, hace un par de años, alguien podría decir, ¿por qué inviertes en esto?. Pues porque la tecnología ya lo permitía, porque es un beneficio para nuestros empleados, porque nos permite conciliar la vida familiar con el trabajo; y hoy nos permite estar más seguros y apoyar las medidas para disminuir el contagio, lo cual es obvio, pero lo podemos hacer de manera plena, sin perjuicio para nuestros clientes ni empleados, sin alterar la operación.

La situación actual, por su parte, nos muestra muchas otras oportunidades, como es la disrupción digital, la desintermediación, la relevancia de las tecnologías como la IA (Yo vengo insistiendo en estos temas desde mi libro Que Robot se ha llevado mi queso) las nuevas formas de entender el trabajo, el consumo; un nuevo tipo de consumidores más conscientes, que ya se venía manifestando. Entonces, yo he aprendido que todo lo que veníamos anticipando de una u otra manera iba a suceder, ha sucedido de esta manera, no es la escogería, pero debemos observar lo que nos está mostrando, cambiar, construir un futuro mejor, comprometernos con lo que hacemos.

  • Y por último, desde el punto de vista personal: ¿qué has podido hacer estos días que no suelas o puedas hacer normalmente?

He trabajado mucho, no lo voy a negar, las circunstancias lo requieren; he trabajado por cuidar a nuestra gente, darle el mejor soporte a nuestros clientes; pero este esfuerzo me ha valido para descubrir otra faceta de la compañía, la calidad humana y profesional de nuestra gente, sacando lo mejor en los momento más difíciles.

La verdad es que he trabajado muchas horas, quizás demasiadas, pero igualmente, he podido estar más con mi familia, y sobre todo mi hija que cumplió un año hace un par de meses. Pero creo que en eso estamos todos, en valorar más lo que tenemos, en cuidarnos más, en trabajar más para solucionar los retos que se nos presentan.