13/10/2020 -  3 minutos de lectura Por Mónica Ramírez

Todos los días vemos cómo las cosas cambian de acuerdo a nuestro contexto actual. Lo que antes nos parecía normal ahora quizá es imposible de pensar, es decir, al menos yo nunca había pensado en lavar todas mis compras del supermercado antes de guardarlas en la alacena. La cuarentena ha puesto una nueva perspectiva de cómo vivimos la vida, qué consumimos, dónde lo hacemos. 

¿Cómo hacemos si nuestros puntos de venta y tiendas están cerradas? O bien, ¿qué pasa si el tráfico a nuestra tienda bajó debido a regulaciones o el sentimiento general del consumidor? El miedo, las medidas gubernamentales y la precaución que tenemos debido a la pandemia, nos trajo un consumo más digital y consciente. Visitar a un local implica planeamiento, una previa revisión de si realmente necesito ir o puedo conseguirlo por internet. Si la era digital ya había comenzado, esta situación la terminó de potenciar al máximo. Los comercios que no estén implementando un sistema 360 en su manera de operar y comunicar, se exponen a quedarse atrás ante la competencia. Un mundo donde dos de cada tres shoppers ya utilizaba el smartphone mientras compraba* (2019, RetailMeNot) necesita que se le hable tanto en punto de venta como en su celular. 

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

Toda estrategia comercial de una marca o producto debe contemplar un trasfondo de shopper marketing digital. No lo veamos como un segmento a parte de la comunicación, sino como una herramienta que permea todas las capas que tenemos en el planteamiento estratégico. Conocer al shopper y al consumidor es vital, ¿quién me está comprando? ¿quién es el usuario final?. Se trata de ver más allá de un perfil o público meta, es ver sus nuevos hábitos de consumo y misiones de compra adaptadas a la nueva realidad.

El mercado en Estados Unidos ha implementado técnicas que ya comenzamos a ver en tendencia en diferentes países como lo son las entregas con drones, implementación de sistemas de entrega, autoservicio, compra online, retiros en local, entre otros. Todo esto con el fin de entender como la facilidad de entrega y de solución puede mejorar una experiencia de compra y por tanto, sobrevivir a esta difícil situación económica. Sin embargo, hay que ir más allá, hay que hablar desde la proximidad, conversar con el consumidor en redes y lo más importante: brindar contenido relevante de valor. Un 90% de los shoppers asegura que sus búsquedas precompra le ayudan a tomar decisiones, según Think With Google, es decir, que las personas necesitan encontrar esos datos, reseñas, opiniones, etc. para valorar el producto que desea comprar.

El journey hacia la compra tiene distintos puntos de contacto con el posible shopper, es por esto que el mensaje debe ser específico para cada momento. Hay una intención detrás de cada paso hacia la toma de decisión. Y en cada paso hay una herramienta digital en la que podemos intervenir para dar este acompañamiento integral. Desde la motivación a la compra hasta su fidelización con la marca. Sin importar si la compra sucede en digital o punto de venta, es un hecho que la transformación digital en su estrategia comercial es un paso necesario que todo negocio debe tomar, empezando desde lo más básico, hablándole al shopper en el objeto que no puede dejar de tocar: su celular.