27/06/2019 -  3 minutos de lectura Por Cristina Adsuar

En la era del Big Data y las estructuras digitalizadas, hay mucha más información disponible que nunca antes y los investigadores están viendo un nuevo mundo de oportunidades. Una de las fuentes de información más instantáneas, y cercanas al consumidor, son las redes sociales.

Las redes sociales han cambiado el paradigma de cómo los consumidores comparten su voz e interactúan con las marcas; es el momento para que los analistas e investigadores también cambiemos la forma en que analizamos estos datos y busquemos oportunidades sin explotar, que van más allá de los casos de uso y las aplicaciones tradicionales.

Ahora tenemos la oportunidad de dejar de hacer preguntas y comenzar a escuchar de forma pasiva, con una mente abierta, para ser realmente empáticos con lo que los consumidores y la sociedad tienen para decir.

Estos son algunos aspectos clave que se deben tener en cuenta al configurar su estrategia de información social:

  • Comprende la idiosincrasia de tu mercado: ¿Qué plataformas digitales se utilizan más significativamente en su mercado por los diferentes datos demográficos y cómo puedo aprovechar esa información? No todos los países y grupos de edad usan las redes sociales de la misma manera, por ejemplo, debido a la limitación de caracteres de Twitter y la longitud promedio de las palabras en alemán, Twitter no se usa ampliamente en Alemania.
  • Cuestione tus fuentes de datos: Identifica tus fuentes de datos y cuestiona su validez y propósito para su grupo objetivo y tema de investigación. Por ejemplo, no esperes encontrar muchas ideas sobre ‘Gen Z’ en Facebook, o mejor ve a Instagram y no a Twitter para obtener información sobre tendencias de consumo.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

  • Confrontar la información de las redes sociales: No confíes solo en las redes sociales. Encuentre otras fuentes de datos que puedan ayudarte a confrontar tus hallazgos sociales periódicamente.
  • Sé cualitativo: Claro que las métricas cuantitativas son importantes y nos ayudan a comparar y medir conceptos. Sin embargo, estas métricas son fácilmente sesgadas por bots, viralidad, etc. y muy a menudo nos llevan al típico «¿y ahora qué?». Presta atención al significado de los datos, busca patrones, análisis de sentimientos y analiza las imágenes y los videos para comprender lo que realmente expresan los consumidores. ¡Hay mucho más detrás de los números!.
  • Escucha «fuera de la caja»: Diversifica tus preguntas y divide tus hipótesis en otras indirectas que las respalden. Por ejemplo: ¿Está aumentando el consumo de pepino?: También puedes buscar temas en la órbita de la salud, estilo de vida, recetas o máscaras faciales para encontrar una respuesta más completa. Sé creativo cuando se trata de hipótesis.
  • Predice el futuro: Estamos muy concentrados en analizar lo que los consumidores han dicho (en el pasado), pero la mayor oportunidad radica en predecir lo que dirán en el futuro. Utiliza la inteligencia artificial en las redes sociales y los datos digitales para predecir el comportamiento del consumidor y detectar tendencias emergentes.

Hay una gran cantidad de datos disponibles y tener la capacidad de capturarlos, entenderlos y analizarlos será clave para su estrategia de perspectivas futuras.