La experiencia de las personas en el centro de nuestra propuesta de valor

No se trata de hacer Marketing Experiencial o de eventos, sino de aprovechar cada contacto con el consumidor para establecer esos vínculos emocionales que acompañan a un excelente producto y un excelente servicio, redundando además en excelentes métricas de negocio. Ejemplos como Starbucks, son referencias de como un commodity como el café, puede aspirar a ser un excelente producto, hasta colarse en el último eslabón evolutivo, el de la Economía de la Experiencia.